lunes, 22 de agosto de 2016

Hacer una portada para un libro


Hacer una portada para un libro no es fácil. Es la cara del libro, lo que todo el mundo ve cuando llega y se lo topa por primera vez. Si se piensa (y tampoco hay que pensarlo mucho), en esto sucede como con las personas, que unas te caen bien, otras no tan bien..., y esto a primera vista. Luego sucederá lo que suceda, pero la primera impresión suele ser crucial.
Un libro, por lo tanto, debe necesariamente tener una portada atractiva, y si no lo consigues, date por perdido, pues poca gente va a seguir investigando sobre lo que en su interior se encierra.


 Este libro (Charli en Wonderland), que es una novela sobre las andanzas de la generación que nació alrededor de 1950, una generación privilegiada pues nunca vio una guerra (lejos de las hambrunas y catástrofes que nos cuenta la historia), y durante su infancia y juventud (tiempos que marcan a cualquiera) salieron a la luz elementos que luego se han extendido ampliamente y hoy nos resultan tan familiares como los pantalones vaqueros, los biquinis, el rock and roll y tantos otros que han definido una época, la que entonces comenzó y aún no ha finalizado. Antes de ello, por decirlo así, sólo existía el desierto.
Pues bien, cuando esta narración lleva unos meses dando vueltas por internet, he caído en la cuenta de que la portada que tenía no parece la adecuada, y he inventado esta otra:


 Mejor, ¿no?

¡Ah, sí!... Se me olvidaba decir, a propósito de este asunto, que desde el 22 de este mes de agosto, y hasta el viernes 26 –ambos días incluidos–, podéis bajar gratis la tercera y última parte del libro citado (unas 100 páginas). Ahí podéis juzgar por vosotros mismos si lo que digo es verdad. La portada que he hecho para esta versión eléctronica es la siguiente,

 
y el lugar en donde se descarga (limpio, por supuesto, es decir, libre de virus y otros bicharracos, pues se hace desde la misma fuente, Amazon), es este:


Si queréis saber más cosas sobre esta novela, aquí hay un blog en donde, aderezadas con fotos y otras imágenes, se explican algunas de ellas,


y si realmente estáis interesados en este asunto, que es largo y enjundioso y sobre el que habría mucho que decir, podéis ver esta presentación. Son fotos sin fin con las que se intenta explicar cómo fue aquella época:


martes, 16 de agosto de 2016

Semilla de chopo con paracaídas



Esta es una semilla de chopo, también llamado álamo, que, como se ve, lleva un artilugio muy ingenioso que le permite ser transportada a grandes distancias. Se trata de esa especie de pelusa blanca que tiene forma de paracaídas. El conjunto. que es diminuto (compárese con los dedos que la sostienen), se desplaza por el aire arrastrado por las corrientes, y de esta forma consigue posarse al fin en tierra en algún lugar distante, en donde germinará (o no, claro, pero como hay muchísimas...). De esta forma, el árbol se asegura la descendencia.

Este es uno de los múltiples mecanismos que la naturaleza (o el Cosmos, vamos, pero en cualquier caso nuestra madre) ha inventado y puesto a punto para asegurar la continuidad de las especies. Y ahora viene la segunda foto, y contemplándola uno no puede por menos de preguntarse: ¿qué tenía de especial el código genético de la semilla que hizo germinar semejante árbol?, que también es un chopo.


Estas fotos están tomadas en las orillas del canal de Castilla, lugar que merece ser visitado y paseado. Si quiere ver cómo es este lugar puede echar una ojeada a la siguiente peli, que sólo dura tres minutos: http://youtu.be/BZM1gvmW0fc







Bueno, y ya puestos, también puede mirar esto otro:





jueves, 11 de agosto de 2016

Sobre «Charli en Wonderland», segunda parte



Del 11 al 15 de agosto, ambos incluidos, podéis bajar gratis (y limpia de bicharracos, puesto que se descarga de la misma fuente) la segunda parte de esta historieta en versión eléctrica, lo que se hace en la siguiente dirección:






----------------------------------------------



Además, si alguien se está preguntando de qué va esto, puede echar una ojeada a este blog:








y ya puestos, puede mirar esto otro:





domingo, 31 de julio de 2016

Paseo higiénico por mi pueblo



Traigo hoy aquí una peli –que no todo van a ser libros–, cuyo título es el de esta entrada, Paseo higiénico por mi pueblo, que esto de caminar es muy sano y hay que practicarlo a menudo. Además, el territorio por el que lo hago, como se verá, es muy campestre y bonito. Y es que el recorrido pasa por lugares muy curiosos, que parecen sacados de algún cuento de esos de los que hablan las leyendas antiguas. Desde luego, nada que ver con lo que actualmente se estila, todo ese rollo macabeo de los gimnasios grises de cristal y aluminio –y demás embustes– que tanto aparecen en la tele. Para contemplarlo hay que ir a este enlace:


------------------------------------------

Y como de costumbre, no se pierda esto:

martes, 26 de julio de 2016

Hazte con «La cocina española de siempre» sin virus ni mierdas, el libro por el morro



 Desde el día 26 al día 30, ambos incluidos, de este mes de julio, estará en descarga libre (versión para Kindle gratis y sin virus ni troyanos ni bichos de esos) el libro de cocina llamado La cocina española de siempre. Es un libro de recetas, pero de leer, es decir, que lo puedes leer todo seguido, como si fuera una novela, y el resultado es que te entra hambre.

Se puede bajar aquí:






----------------------------------------



Y además se puede ver esto, que no es el libro sino parecido:




y esto otro:



sábado, 23 de julio de 2016

La cocina española de siempre




He metido en Amazon un nuevo libro, esta vez de cocina. Es un libro de recetas, pero de leer, es decir, que lo puedes leer todo seguido, como si fuera una narración, y el resultado es que te entra hambre.
Se puede ver aquí:


¿Que no te entra hambre? Mira esta foto:

 
----------------------------------------

Y además se puede ver esto, que no es el libro sino parecido:


y esto otro:


lunes, 18 de julio de 2016

Lee algo divertido, que también lo hay



La primera parte de esta novela hiperrealista…

(lo que no quiere decir que sea mala o incomprensible, ni que esté utilizando alguna suerte de argucia con la que pretenda engañaros, sino que por el contrario es muy divertida, cosa de chavales que van a guateques de aquellos de antaño, cuando comenzaron a usarse los pantalones vaqueros y se bailaba rock and roll),

… unas 100 páginas, se podrá descargar gratis desde el 18 al 22 de julio, ambos días incluidos, en esta dirección:

 

https://www.amazon.es/dp/B01E0DMQEA

 

Es en versión Kindle (en donde en realidad se llama Culebrón yeyé parte 1, Charlie en Wonderland comienza), o sea que los que tengáis el aparatito, ya sabéis… Los que no lo tengáis también podéis hacerlo con no sé qué apps de las que te proveen en la misma página. ¡Como ahora todo el mundo lee en el móvil…!

 

De paso, podéis mirar aquí:

 

https://www.amazon.com/author/camargorain

 


sábado, 9 de julio de 2016

Los libros son imágenes, o aún mejor: son películas



Literatura y cine
Entre estas dos Bellas Artes hay muchos paralelismos, en general con ventaja para la letra escrita. Por ejemplo, tú compras una entrada de cine, pagas 4 o 5 €, entras, te sientas y, durante hora y media, contemplas una serie de imágenes, es decir, fotografías (a un ritmo de 24 por segundo). Luego se enciende la luz, la gente se levanta y te tienes que ir, que hay que dejar el sitio a los de la próxima sesión, y cuando sales sueles ir pensándolo: no estaba mal este rollo, etc., o todo lo contrario, que eso depende.
Con uno de estos libros eléctricos sucede algo parecido, a saber: compras un libro (más barato, 3 €, o 2,99, por afinar mucho); te echas en una hamaca (o en la cama, o te sientas en el banco de un parque, o resulta que vas en el metro o en un autobús...), lo abres y te sumerges en la lectura, que también son imágenes...
–¿Son imágenes?
–¿Ah, no?... Pues ¿que ves tú en las páginas de un libro? ¿Ves letras? Eso no le sucede a casi nadie. La gente, la mayor parte, no ve letras en las páginas de un libro, sino imágenes. ¿Qué son, si no, los protagonistas de los cuentos, que tienen el cuerpo hecho de sopa de letras? Sí, y no sólo los protagonistas, sino también los personajes secundarios, el leñador y la bruja del bosque y tantos otros; los animales de sus corrales y los lugares en que todo aquello sucede; los bosques y los paisajes y hasta el fondo del mar; todo está hecho de sopa de letras. Los libros que leemos son una pura sopa de letras, no hay más que ver las páginas un poco de lejos, y esto es así porque sucede un fenómeno inexplicable y que voy a intentar aclarar. Los ojos de la cara ven letras, sí, pero los ojos de la mente..., fíjense ustedes, los ojos de la mente no ven letras sino que ven caras, ven cuerpos y ademanes (muecas, contorsiones, aspavientos...), ven paisajes y nubes y objetos de todo tipo. ¿No es esto precisamente la magia?
En los cuentos yo he visto mil y una máquinas y entidades. Ranas verdes, brujas, leñadores, barcos de tres palos, hermanos perdidos en un bosque, cielos estrellados, bellas durmientes, y sin embargo sólo veía letras, igual que ve usted, quien me mira. Son los caprichos y las ilusiones de la mente, lo que sucede cuando nos adentramos en el reino de los pensamientos encantados, lo que nos sugieren las infinitas sopas de letras que danzan en el Universo...

¿He de añadir alguna otra cosa, para convencer incluso a los más recalcitrantes escépticos? Ya sé que hay personas a las que alargas un libro y les dices, mira, echa una ojeada a esto, y levantan las manos como si les hubieras apuntado con una pistola. Luego añaden, no, yo..., y las mueven sin saber qué hacer con ellas..., aunque el libro no lo cogen, eso desde luego.
En fin, que así están las cosas y ellos se lo pierden. ¡Ah!, y al acabar no te echan del cine, que va. Al acabar, si te ha gustado, te puedes quedar a la siguiente sesión, es decir, volver a leerlo, y todo por el mismo precio. ¿Alguien da más? ¡Y luego dicen que el pescado es caro!...

----------------------------------------

Taambién se puede ver esto: 


lunes, 4 de julio de 2016

CUENTOS DE RISA: ríete si puedes



Desde el 4 de julio, hasta el día 8, ambos incluidos, en la siguiente dirección se puede descargar GRATIS (y además, libre de virus y troyanos, puesto que se hace de la misma fuente, Amazon) el libro de cuentos que lleva por título Cuentos de risa:






Es un libro de unas cien páginas en versión para Kindle, aunque se puede leer con cualquier lector eléctrico (en la página de descarga, la del enlace de arriba, explican cómo; hay unas apps que sirven para eso..., y etc.).

Son cuentos de risa para que te rías de ti mismo y de los demás, porque la vida a veces es bastante ridícula, pero la cosa no va de chocarrerías ni basteces (tacos y palabras malsonantes en general), sino que es más bien una broma gamberra... Bueno, espero que me entendáis.



Los títulos de estos cuentos son:



Escalera al cielo

El bar infinito

El holandés errante

Esmeralda

Tarde de fútbol

La constante de Planck

Gatillazo al amanecer

El gabardinoso y su perseguidor

El cazador, el elefante y uno de muy lejos



-------------------------------------------------------



En cualquier caso, aquí podéis encontrar más cosas:





sábado, 25 de junio de 2016

Lo que lee la gente




Periódicamente se publican estadísticas sobre este asunto, y si vamos a hacer caso de lo que dicen, resulta que la población española (que es el mercado que conozco un poco) dice en un porcentaje de un 50% (todos los números que expongo son redondos) que le gusta leer, y el 50% de ellos, que lo hace habitualmente. Sin embargo, si se consultan las ventas de editoriales, esto no es cierto. Si el 25% de la población española (40 millones de personas) leyera una media de seis libros al año (que es una miseria, uno cada dos meses, y ni se aproxima a lo de habitualmente), las ventas estarían en 60 millones de ejemplares vendidos al año, lo que no se corresponde con la realidad.
Vamos a suponer que los libros pasan de unos a otros y que se venden sólo la cuarta parte, es decir, 15 millones de ejemplares. Bueno, pues tampoco. Las librerías españolas no venden esa cifra ni hartas de vino.
También están los libros eléctricos, de cuyas estadísticas me hago una cierta idea, y después de echar una ojeada en Amazon, por ejemplo, cuyos números se pueden extender al resto de portales, la cifra es aún más baja, y eso que, en general, son muy baratos. Este mercado es el que crece, y supongo que de aquí a cinco años habrá crecido mucho más.
Y en cuanto a qué se lee, la cosa va por géneros. El preferido es, con mucho, la novela puramente rosa, tipo Corín Tellado. Esto ha sucedido siempre (en la época de la autora citada, hace de 40 a 60 años, sucedía lo mismo) y no hay que extrañarse. Lo que se hace extraño, pero este es otro cantar, es que ahora invistan académicos a los superventas, cosa que no sucedía entonces.
Un género nuevo, que está empezando a tener mucho éxito, es lo que llaman new adults. ¿Y qué es eso? Pues pornografía pura y dura, novelas rosas bien trufadas de sexo explícito, y esto tampoco es nuevo, pues siempre se han hecho ediciones deleznables de novelillas para salid@s. Antiguamente se vendían en los kioscos de periódicos (no en las librerías), y el kiosquero las entregaba en bolsas de plástico para que no se advirtiera el contenido.
Otros géneros que despiertan cierta atención en los lectores son la novela de acción (estilo Marcial Lafuente Estefanía, José Mallorquí y etc., aunque estos autores escribían sobre todo del oeste) y la novela histórica.
Y de todo lo demás, ¿qué? Pues muy poca cosa, o nada. Por ejemplo, en Amazon, para su Kindle, podemos encontrar versiones de los clásicos a precios misérrimos o simplemente regalados (como El Quijote), y las cifras de ventas son muy bajas. Es verdad que este libro no es adecuado para chavales (es un libro para personas mayores, y quien diga lo contrario no lo ha leído), y algo parecido sucede con los demás clásicos, los antiguos (Séneca, Cicerón, Marco Aurelio, Plinio, Estrabón, etc.), o los más recientes, como Galdós, cuyos Episodios Nacionales (fantástica y larguísima novela del más puro género de aventuras, que de la manera más fácil, armónica y entretenida te ilustra sobre la historia de España durante la mayor parte del siglo XIX, unas 10.000 páginas en 46 libros distintos) valen 0,90 € para Kindle (lo digo en serio, no es una broma), y ahí está, sin que casi nadie se digne echarle una ojeada. No importa que Galdós sea un genio de la escritura, sino que como es uno de esos antiguos... En fin, ese es el panorama, y este el espíritu de la actual España lectora.
En definitiva, que eso de que aquí se lee... Que yo sepa, hay un 10% de personas interesadas en esto de la lectura (el resto, como resulta notorio, se dedican al zapping, el fútbol, el cotilleo y la pornografía), y de ese 10% se podría decir que sólo el 10% lee libros instructivos, quedando el 90% restante dedicado a lo más despreciable e insignificante de esta gran diversión que constituye la literatura. Pero bueno, esto tampoco es una novedad: con la música (la más bella de las Bellas Artes) o el cine, sucede otro tanto, fiel reflejo del modelo social que nos contiene.

---------------------------------
Nota optimista: mire aquí:
https://www.amazon.com/author/camargorain