sábado, 7 de enero de 2017

Paseo por el campo

Hoy voy a poner una foto normal. 



Vamos, normal para aquellos que salen habitualmente al campo, eso que ya casi nadie sabe qué es, y llevan con ellos los perros para que se solacen, que los perros lo pasan muy bien en estos lugares. ¡Eso de tener un perro encerrado en una ciudad y sacarlo de paseo amarrado con una correa...! En esto demuestran lo buenos que son, pues llevando semejante vida, ni protestan.

Sin embargo, lo que de verdad les gusta a los perros (y a las personas, aunque muchísimas de ellas no se hayan dado cuenta y piensen que lo que a ellos les gusta es el sofá de su casa, el fútbol y la televisión) es subir un rato al monte, recorrer los caminos hollados por los animales salvajes (que siguen existiendo, están allí, corzos, gamos, ardillas, jabalíes y tantos otros..., aunque los del sofá y la tele no se lo crean), corretear de un lado a otro, olfatearlo todo, dejar que las ideas afluyan a la mente  y pensar, aquí estaba una jabalina con sus jabatos hace veinte minutos, pero cuando nos ha oído se ha internado en la espesura, o también, por aquí no ha mucho que pasó un zorro, y el perro ventea en las cuatrocientas direcciones de la rosa de los vientos, vuelve la cabeza repetidamente y se pregunta, ¿dónde andará?, no puede estar lejos, pero en seguida lo olvida porque nuevos rastros le distraen, el bosque es variado y mil y mil animales, nuestros semejantes, lo pueblan...

Luego, tras el paseo, se vuelve a casa, que hay que vigilar la hacienda, saludar a las vacas del establo, tumbarse en el rincón soleado de todos los días, aguardar a la hora de la pitanza..., y durante el camino de vuelta, durante la bajada, los perros, que son entre miopes y otras cosas más raras, y además sólo ven en blanco y negro y como con teleobjetivo, contemplan el paisaje que ante ellos se exhibe y piensan, ¡jolín!, ¡vaya aspecto que tiene hoy Peña Remoña...
 



---------------------------------- 

Y ya puestos a mirar, mire AQUÍ




sábado, 31 de diciembre de 2016

Novela maciza gratis: "Crucita y yo"




   Desde el 2 al 6 de enero (ambos incluidos), novela gratis. (Como que la traen los Reyes…) Se podrá descargar limpia (es decir, sin virus ni troyanos) aquí: 



  Se trata de Crucita y yo, novela realista urbana en la que sucede de todo. El que no se lo crea, lo tiene fácil. En el enlace de arriba se puede ver de qué va la cosa, aunque también se puede ver aquí:


lunes, 26 de diciembre de 2016

Libro de aventuras; gratis del 26 al 30 de diciembre


Desde el 26 al 30 de diciembre (lunes a viernes, ambos días incluidos) se puede descargar gratis este libro en la siguiente dirección:



Es un libro muy adecuado para leer estos días porque está ambientado en verano. Tiene unas 220 páginas..., y a continuación se detallan otros pormenores:



Este es el relato de un viaje, un viaje de verdad y en el que a su protagonista le sucedió de todo, un viaje que, acompañado por rapaces y pajaritos, zorros, jabalíes y otros animales salvajes, hizo caminando por una de las más amables comarcas de la piel de toro y del que no voy a dar otros detalles para no destripar el cuento. Eso sí: a continuación consigno lo que de este libro se dice en la contraportada de la edición impresa; ojo a los datos:


Recomendaciones para no iniciados

1 - Hay que ir bien calzado, con unos zapatos de andar por los montes, sobre piedras, de suelas duras. El motivo es que el camino es de macadán (de MacAdam, el ingeniero escocés que inventó semejante pavimento en el siglo XIX), [...]


2 - Cuanto menos peso se lleve encima, mejor. Esta parece una recomendación tonta, pero yo he conocido gente que hace el Camino de Santiago con quince o más kilos a cuestas, y siempre me han dado un poco de pena.


3 - La cerveza (aparte del agua) es el líquido más reconstituyente, pero no vale la pena cargar con ella. Es preferible acercarse a los pueblos que te cojan a mano, llegar hasta la plaza mayor, [...]


4 - Cada 8 o 10 kmts. conviene hacer una parada en la sombra, descalzarse, comerse un melocotón (o un tomate, o una latita de sardinas), beber agua y dejar pasar media hora contemplando el cielo y los árboles. De esta forma se pueden hacer  [...]


5 - Y cuidado con las rusas.

sábado, 10 de diciembre de 2016

CRUCITA Y YO a punto de salir del armario



Crucita y yo, la más desbocada novela romántica de todos los tiempos, está ya que se sale. Faltan días para que aparezca en Amazon...

Se trata de una larga historia (casi 700 págs.) en la que se narran las andanzas y aventuras de dos hermanas, Nastasia y Crucita, hijas de una manchega ilustre, Remedios la bella... (etc.)

¿Quieren saber más? Bueno, pues diré lo siguiente:

1/ Crucita y yo es un libro acerca de las mujeres y para las mujeres.

2/ Crucita, niña rizosa, poetisa, trigueña, ojizarca..., y lo que es más, chavala espectacular, parlanchina a más no poder y señalada por el dedo del Cosmos, que no es cosa que se vea todos los días. Ser privilegiado, en suma, cuyas andanzas son largas y enrevesadas, sí, muy aparatosas y teatrales, y movidas...

y 3/ Crucita, a quien también se conoció como Maricruz (pero eso no se dice porque es nombre de gallina), o como rubia, bella durmiente, niña pequeña, especie de maciza y otros muchos adjetivos del mismo tenor, nació de unos seres que se querían; vivió a cuerpo de rey toda su vida; se reprodujo, aunque no sin dificultades, y enfiló el camino hacia adelante con la satisfacción del deber cumplido...  

Y colorín colorado...

--------------------------------------------------------------

En cuanto esté disponible el enlace lo pongo aquí..., pero si con esto no tienen suficiente, pueden mirar esto otro:


jueves, 1 de diciembre de 2016

Tres películas sobre el canal de Castilla



Recorrer el camino de sirga que acompaña al canal de Castilla (desde Alar del Rey hasta Medina de Rioseco, 160 kmts.) es una experiencia inigualable. Esto se puede hacer caminando, en bici (o en bici eléctrica) o en una piragua. De cualquiera de las tres formas, ya digo, es una experiencia única. ¿Y por qué? Pues muy sencillo: porque durante el tiempo que tardes en hacerlo vas a estar completamente solo, que eso sí que es raro en esta civilización en que estamos inmersos... Bueno, no os alarméis, porque hay muchos pueblos a la vera del camino en los que beber cerveza y comer de todo; y albergues y hostales, aunque quedarse a dormir en el campo no tiene precio, pero bueno, eso va en gustos.
Si lo que quieres es soledad, con el único acompañamiento de chopos, olmos, pajaritos, rapaces, lagartijas, zorros y otros muchos animales salvajes de los que nunca sabrás el nombre, espera a que acabe la primavera (de mayo a septiembre, ambos incluidos, son los mejores meses), échate el macuto a la espalda, coge un saco y métete en el camino: no lo lamentarás.
    Como yo lo he recorrido varias veces (unas hacia el sur y otras hacia el norte), me ha dado tiempo a hacer multitud de fotos y trozos de película en los que se ilustra este viaje sin igual, y por si alguien siente curiosidad, a continuación pongo algunos enlaces en los que puede verse:









Datos y fotos sobre el canal de Castilla


Más datos y fotos sobre este asunto.







Que lo paséis bien.

--------------------------------------------------


Y ya de paso, si te ha gustado lo anterior, puedes mirar aquí:




domingo, 20 de noviembre de 2016

Novela de mujeres


AVISO:
Durante las próximas fechas voy a publicar en Amazon un nuevo libro, pero esta vez no se trata de recopilaciones de cuentos de 100 páginas o manuales sobre cocina y fotografía. Esta vez va a ser una novela hecha y derecha que se llama


 Crucita y yo es un libro acerca de las mujeres y para las mujeres. En él se relatan la vida y aventuras de dos hermanas, Nastasia y Crucita, hijas de una manchega ilustre, Remedios la bella... (etc., etc., etc.). Es, por lo tanto, una novela romántica, pero, cuidado, no es ñoña. Digo esto porque a veces se confunden las dos etiquetas, y se puede llegar a pensar que novela romántica es lo mismo que cursi, lo que no parece que sea el caso. Muy al contrario, Crucita y yo es una novela muy bestia, de la que nunca sabrás cómo va a continuar, y muchísimo menos, finalizar.
Crucita y yo, desde luego, es una novela romántica, pero de cursi no tiene nada, o al menos eso espero que parezca a los lectores. Un ejemplo: durante buena parte del libro, Crucita tiene un perro que se llama Tutifruti y a veces habla en primera persona, ¿por qué no?, porque un perro es tan capaz de hacerlo como cualquiera, más en una narración novelada, en la que se supone que casi todo vale. Pues bien, he aquí el principio de uno de sus parlamentos:

Yo, Tutifruti, nombre puesto a mi humilde ser por mi dueña, la adorada Crucita, o Maricruz, contaré que al amigo de Monticola, al por tantos conceptos legendario Barbarroja, le robaron las ciento cincuenta gallinas que tenía en un gallinero unos días antes de Navidad.
–¿Síiii...?
–Pues sí, tres días antes de Navidad. A lo mejor fue una casualidad pero no creo, lo más seguro es que no, ¿no te parece? Las gallinas en Navidad, vamos, unos días antes de Navidad, valen una pasta. [...]

Otro ejemplo, este declamado por la misma Crucita, niña rizosa, poetisa, trigueña, ojizarca..., y lo que es más, chavala espectacular, parlanchina a más no poder y señalada por el dedo del Cosmos, que no es cosa que se vea todos los días. Ser privilegiado, en suma, cuyas andanzas son largas y enrevesadas, sí, muy aparatosas y teatrales, y movidas... Esto dice esta elementa:

Palabras acabadas en culo hay muchísimas, casi todas de cuatro sílabas, y las principales son, báculo, cenáculo, pináculo y tabernáculo; vernáculo, espiráculo y oráculo; o bien, espectáculo, habitáculo, tentáculo y obstáculo; cubículo, fascículo, ridículo y vehículo; folículo, adminículo, currículo y ventrículo; versículo, retículo, montículo y artículo; testículo; cálculo, vínculo, pedúnculo y forúnculo; monóculo, tubérculo y opérculo; círculo, ósculo, músculo y minúsculo; y crepúsculo, corpúsculo, grupúsculo y mayúsculo. [...]

Crucita, a quien también se conoció como Maricruz (pero eso no se dice porque es nombre de gallina), o como rubia, bella durmiente, niña pequeña, especie de maciza y otros muchos adjetivos del mismo tenor, nació de unos seres que se querían; vivió a cuerpo de rey toda su vida; se reprodujo, aunque no sin dificultades, y enfiló el camino hacia adelante con la satisfacción del deber cumplido...

Y bueno, hasta aquí esta presentación, que espero que continúe durante las próximas semanas. Oído al parche, que si te pones a seguir este blog acabarás por enterarte de cuándo estará disponible, y lo que es más, cuándo estará gratis, para que puedas solazarte leyendo las mil y mil aventuras de estas dos chicas en tu Kindle.

-------------------------------------------------

Y ya de paso, si te ha gustado lo anterior, puedes mirar aquí:


miércoles, 2 de noviembre de 2016

Agua



Estas son unas fotos acerca del agua, uno de los elementos primordiales según algunos griegos de la antigüedad. Están tomadas en las orillas del canal de Castilla, lugar que merece ser visitado y paseado.


 
Aspersores regando los campos. El agua del canal se utiliza, sobre todo, para regadío.

Aliviadero de una de las esclusas

Si quiere ver cómo es este lugar, el canal de Castilla, puede echar una ojeada a la siguiente peli, que sólo dura tres minutos: http://youtu.be/BZM1gvmW0fc




Bueno, y ya puestos, también puede mirar esto otro:




viernes, 28 de octubre de 2016

Un libro gratis para que leas este puente

Eso sí, tienes que ser cliente de Amazon... ¡Vaya fallo!, pero son las reglas (las de Amazon). No obstante, si no lo eres, te puedes hacer (cliente), y los libros que vaya poniendo gratis los descargas por el morro. Para mucha gente esto es un lío, pero yo no puedo hacer más, ese es el procedimiento y, sintiéndolo mucho, no puedo cambiarlo. Pero vamos a lo nuestro:



 ¿No tienes nada que leer este puente? Bueno, pues yo te regalo un libro que te va a gustar. No es largo, es más bien corto (unas 50 páginas), pero es un corto de misterio e intriga en el que nada es lo que parece. ¿No te lo crees? Pues échale una ojeada, que es bien fácil. En esta dirección


desde el 28 de octubre (viernes, cuando comienza el puente) hasta el 1 de noviembre (cuando finaliza, y ambos días incluidos) puedes descargar gratis (y lo que es más, sin virus ni troyanos puesto que se hace desde la misma fuente, Amazon) El notario de Liébana, cuento largo que narra una de las muchísimas aventuras que a lo largo de su extensa vida le sucedieron a Juan Evangelista, personaje que es uno de mis favoritos en lo que se refiere a los libros que he escrito y vivió la friolera de 300 años. ¿Es esto posible? Por supuesto que lo es, y bien que lo demuestra en los cuatro libros que compuso cuando advirtió que su vida se apagaba, pero esto quedará para otro día y por hoy te tienes que conformar con este adelanto de sus hazañas.
El presente relato está ambientado en la isla de Mallorca durante una primavera de finales del siglo XIX y, como decía, cuenta una aventura que, si bien no acabó mal de puro milagro, encaminó a nuestro protagonista por una nueva senda que nunca se le hubiera ocurrido imaginar... Pero no digo más, no vaya a destripar lo que debe permanecer oculto. Lo descargas (si quieres), lo lees y ya me contarás.
 
----------------------------------------------

Y bueno, ya de paso, si te ha gustado puedes mirar aquí: