domingo, 23 de agosto de 2020

El estado de las cosas, colección de fotos


 Esta es una entrada que se refiere a una colección de fotos sobre la España actual. Aparecen ciudades, pueblos, paisajes, personas (pocas, y multitudes sólo una)..., pero únicamente en forma de fotos medio raras (como la de arriba), es decir, inusuales o poco habituales, porque las que vemos todos los días se pueden ver en otros lugares.

Es una de esas presentaciones de Google, y el enlace es ESTE.

Como ejemplo, pongo otra de las imágenes que aparecen ahí:


 Esto podría llamarse Hotel con encanto en Transilvania..., pero no, que es en nuestro suelo; concretamente, hacia el medio oeste de la España verde.
 El que quiera ver más fotos como estas (quizá no tan raras), puede mirar AQUÍ,

y los aficionados a leer novelas de aventuras, AQUÍ
 

miércoles, 12 de agosto de 2020

Ensalada campera o periñaca

Esto es muy fácil de hacer y muy socorrido, puesto que se hace en un momento y le gusta a todo el mundo.


En un cazo se cuece una patata, una zanahoria, unos huevos... La patata y la zanahoria picadas en trozos pequeños, y de esta forma tardan en hacerse el mismo tiempo que los huevos: 12 minutos.

Mientras tanto se pica lechuga, cebolla, pimiento, pepino, tomate, todo en crudo y en trozos pequeños, como se ve en la foto, y se mezclan en una ensaladera.

Cuando las patatas (etc.) están cocidas, se tira el agua, se pasan por agua fría, se escurren y se añaden a la mezcla anterior. Los huevos se trocean encima. Si se quiere se añade bonito de bote, y para aliñarla se riega con vinagreta (tres partes de aceite, una de vinagre y sal). Y se acabó.

Aquí suelo hablar de mis libros, pero es que hay que hablar de todo un poco, y además también he escrito un libro de cocina. Lo digo por si alguien aún no se ha enterado. Lo he publicitado bastante, pero vete a saber.

Novelas de aventuras, AQUÍ.

Y fotos de lugares fantásticos, AQUÍ y AQUÍ.

domingo, 28 de junio de 2020

Segovia antigua


Hoy cualquiera puede ir a esta ciudad, una de las más bonitas de España, y pasear por sus calles... (etc.), que hay mucho que ver, pero lo que ya es más difícil es hacerlo treinta o más años atrás. Aquello pasó, y seguramente pocos recuerdan cómo era entonces. Sin embargo, para aflorar aquellos tiempos traigo estas fotos, que a más de uno (o de una) harán gracia.

 Aspecto de la plaza mayor en 1985, cuando aún no era peatonal.

 Otra de 1985, la catedral: es una foto pintada.

 La iglesia de la Vera Cruz desde la torre del alcázar en 1989.

La ciudad desde el mismo sitio y en la misma fecha.

 Esta impresionante y medieval plaza no sé cómo se llama, 
pero en 1992 ya tenía una terraza con sombrillas.


 ¡Hay que ver cómo pasa el tiempo!
  

----------------------------------------

 

Hay más, aunque esto no se refiere a Segovia. Más fotos (modernas) AQUÍ,  y si te quedas con ganas, sigue con ESTAS.

 

¿Te gusta cocinar? Unas cuantas ideas en ESTE SITIO

 

Si alguien quiere leer libros gratis (Cuentos de hadas, Edad de las tinieblas...), AQUÍ, y los que prefieran las novelas de aventuras, pero de aventuras de verdad, sin tonterías, ¡CLIC!

 

martes, 23 de junio de 2020

Para empezar el verano, libro gratis y de risa


Esto lo podrá descargar libremente todo el mundo desde hoy, martes 23 de junio, hasta que comience el domingo que viene (día 28). Es una novela de risa en la que multitud de animales, unos racionales y otros irracionales (aunque no se sabe cuáles son unos y otros), cuentan ciertos pasajes de sus atareadas vidas. ¿Cómo quiénes? Pues como los leones y elefantes de África, o los currantes de una de tantas cafeterías de este país, o los extraterrestres que vienen a la Tierra de cacería (y no a la selva, precisamente), o el que persigue a un gabardinoso por las calles oscuras, o el mismísimo Buffalo Bill, cuando se dio cuenta de que montaba un caballo que parecía de los indios... Aquí hay de todo, y el que lo quiera no tiene más que entrar en este enlace,


y bajarlo. Eso sí: sólo los días que se dicen arriba.

Para los poco aficionados a la lectura añado estos sitios: ESTE y ESTE OTRO, en donde hay fotos a tutiplén en las que inspirarse para pasar un buen verano. 
 

sábado, 18 de abril de 2020

A propósito de las lavadoras



Hay muchísima gente que piensa que las lavadoras han existido siempre, pero uno, que lleva muchos años dando vueltas por este planeta, aún recuerda cuando aquello se hacía a mano, como siguen haciéndolo determinados colectivos en la actualidad. Por ejemplo, los hippies de Las Alpujarras. En la imagen que antecede a estas líneas se ve uno de esos lavaderos, utilizado en los tiempos que corren. Está en Ferreirola, uno de los pueblos (de hippies, aunque habría que decir post-hippies) de las citadas Alpujarras granadinas.
Cuando no había lavadoras lo que sucedía era que llegaba una señora a casa, y en un lavadero que había en el office anejo a la cocina, lavaba la ropa como se hacía en los viejos tiempos, es decir, a base de tabla, jabón de pastilla (Chimbo, Lagarto) y mucho esfuerzo. Por cierto, yo conocí a algunas muy simpáticas, pero qué señora no lo es con un crío de cuatro o cinco años que va allí a fisgar y a que le den palique…
Luego pasaron los años y aparecieron las Jatas, primeras lavadoras mecánicas que existieron en este país, que además, en alguna ocasión sirvieron para hacer sangría. Puede parecer raro, pero también lo he visto, y utilizado.

Antigua lavadora Jata (foto pillada en Internet)

Más tarde aún llegó el Opus Dei y sus planes de desarrollo, y las lavadoras que todos conocemos se generalizaron, pero eso fue ya en el decenio de 1960… y esta historia se acabó.
Colofón: hace sólo 60 años aún se lavaba a mano, en casa quien podía permitírselo…, pero en muchísimos lugares había que bajar al río para hacerlo. ¡Y luego dicen que no hemos avanzado nada y que esto de la ciencia y la técnica son tonterías! Que se lo pregunten a las lavanderas.

 --------------------------------------------------

Para entretenerse durante este ensueño, que ensueño podría ser, nada mejor que LEER LIBROS o VER FOTOS. (La tele, como habréis comprobado, es un muermo malayo.)
Así que, 1º/ : El que quiera ver paisajes bonitos de este país puede mirar ESTO. Y AQUÍ se pueden ver otras fotos,
y 2º/ : el que prefiera LEER novelas de aventuras para pasar el rato, tiene que ir a ESTE LUGAR.

Y el que quiera leer por el morro, es decir, totalmente gratis, que vaya a ESTE OTRO LUGAR, en donde se regalan libros: no hay más que descargarlos. Es una de mis páginas, y los libros los he escrito yo, o sea que no hay troyanos ni pirateos ni nada de eso. 
 

lunes, 13 de abril de 2020

Para leer gratis durante el encierro


Desde el lunes 13 de abril, hasta el viernes 17 del mismo mes, ambos incluidos, se puede descargar (GRATIS, por supuesto) El viaje del morisco, novela que se desarrolla durante dos siglos: el XVII y el XXI.
Esto se podrá hacer en esta dirección:

El que quiera enterarse de qué va puede leer la sinopsis que hay en esa página, pero no le déis muchas vueltas: es divertido, como todos los libros de aventuras.
El que pueda bajarlo, que lo haga, aunque no lo lea ni piense hacerlo. Esto ayuda a que lo vea más gente, a la que a lo mejor le interesa.
Gracias a todos, como siempre.

-------------------------------------
 
Aparte de lo anterior, hay otros libros gratis, pero estos no sólo estos días, sino siempre. Están en esta página:


Son tres: El notario de Liébana, Cuentos de hadas y Edad de las tinieblas, disponibles en EPUB, MOBI y PDF. En la página que se dice se dan toda clase de explicaciones acerca de su contenido. 


El que quiera descargarlos es muy libre de hacerlo, y si encima los lee, mejor.

----------------------------------------

Y además:
AQUÍ se pueden ver paisajes españoles,
AQUÍ también (más fotos),
y AQUÍ hay otros libros, que aunque son de pago, son muy baratos. ¿Un recetario de cocina? Lo hay. ¿Novelas de aventuras? También. ¿Un método para aprender los manejos en el cuarto oscuro? Por supuesto, que ahí tenemos de todo.

sábado, 28 de marzo de 2020

Luces y sombras en las piedras de Santiago

Santiago de Compostela. ¿Qué no es de piedra en este lugar? (En la parte antigua, me refiero.) Para ilustrarlo, ahí van unas fotos. Lástima que cuando estuve (mayo del 18) no estuviera acabada la interminable reforma del Obradoiro, pero ya volveré.





jueves, 20 de febrero de 2020

Historia de un submarinista

 


Esto que viene ahora es un cuento como otro cualquiera, pero para entenderlo hay que saber bucear.


El mundo submarino... La profundidad abisal... La oscuridad..., porque aquí abajo no existe la luz. Este es el reino de las tinieblas, en el que poco menos que tienes que manejarte a tientas. Vas defendido por el traje negro que conserva la temperatura, por las gafas, la boquilla, las botellas... Las aletas te ayudan a desplazarte, pero no conviene hacer movimientos bruscos. Todo debe ser muy fluido, como el líquido que me rodea.
El buzo desciende hacia el abismo. Va buscando un tesoro, un tesoro de carne y espinas...
–Sí, un mero de roca agazapado en una de las cuevas que a mi lado se abren. Aquí...
El buzo dirige la linterna hacia el vertical acantilado, pero sólo pececillos de colores discurren ante el haz de luz.
–¿Dónde estás?
Sin encontrar nada de lo que busca continúa el descenso por vericuetos que ha recorrido otras veces, y al cabo de un rato considera haberse sumergido demasiado.
–Es el momento de regresar –piensa, pero algo que de pronto ve le detiene.
En el fondo, entre las rocas que conoce bien, le parece entrever un bulto nuevo.
–¿Qué es eso?
Se acerca... y comprueba que un esqueleto de vieja y carcomida madera reposa encubierto bajo las algas, y mientras lo contempla advierte que una bandada de hipocamos se aleja precipitadamente del lugar.
–¿Encontraré a Neptuno?
Un mástil de podrida madera surge entre las peñas. La luz es tan escasa que resulta difícil orientarse, pero entonces lo ve.
–¡El mero...! ¡Sabía que estabas por aquí!
El enorme pez se introduce entre aquellos restos de tiempos lejanos, y el buzo, con el arpón por delante, le sigue.
–No te escondas, tesoro.
Siguiendo el burbujeante rastro del animal se introduce entre aquellas reliquias de épocas pretéritas y algo le distrae. La luz de la linterna incide sobre un objeto que brilla.
–¿Qué es esto?
El buzo, olvidada la persecución, queda en suspenso. Ante sus ojos se presenta un antiguo cofre abierto y su carga derramada. Cientos, quizá miles de doradas y redondas monedas se presentan ante él.
El buzo, que se había sumergido para dar caza a un habitante de las profundidades que le sacara de apuros, no da crédito a lo que ve.
¿Qué es aquello...? Un tesoro sumergido al alcance de sus manos, fosforescentes hipocampos y una desflecada bandera pirata que lo oculta y fluctúa como si manos invisibles la agitaran... y en ello está cuando, sin saber cómo, advierte una presencia extraña. Gira la cabeza sobresaltado, y lo que puede contemplar le alarma ya del todo.
–¡Ahí va! –se dice–, mira lo que viene por ahí. ¡Si es el submarino amarillo!... –y abre los ojos.
–(Es el colmo –piensa el buzo contemplando el techo–. Quedarse dormido en la bañera.)

-------------------------------------- 

Si alguien está interesado en ver fotos puede mirar AQUÍ,
y aquellos a los que les gustan las novelas de aventuras, AQUÍ.
 

lunes, 25 de noviembre de 2019

Uno de los enclaves que originaron Castilla



La peña de Amaya, o Peña Amaya, está en la provincia de Burgos, al norte de Villadiego y lindando con la comarca de Valderredible. En tiempos antiquísimos fue uno de los castros habitados que opusieron resistencia a los romanos: sobre la peña que se ve en la imagen  había una fortificación y un poblado, aunque de ellos no queda nada. 
En la época visigótica continuó como uno de los baluartes previos a la cordillera cantábrica, pues los habitantes de aquellos pagos fueron siempre muy peleones, como asimismo sucedió en la época musulmana, cuando fue tomada por los invasores y posteriormente abandonada y repoblada por las fuerzas cristianas (reino de Asturias), que de nuevo hicieron de ella una de las fortalezas.
Más avanzada la Edad Media cobra cierta importancia e incluso se edifica una aldea en la campa verde que antecede a la peña, aldea que sobrevive unos siglos y es después abandonada: sus restos pueden verse hoy si se llega hasta allí (en primer término en la imagen). Son sólo paredes caídas, pero la excursión merece la pena, que el sitio es muy bonito.
Llegar hasta ella es fácil. Se sitúa en el mapa, y una vez en el pueblo te indican por dónde se sube (en coche). 

A los aficionados a la historia (y a la cocina) a lo mejor les interesa ESTO.

jueves, 7 de noviembre de 2019

Entretenimiento garantizado: lee libros



Ya he dicho muchas veces que leer novelas, narraciones, ya sean antiguas (históricas) o de actualidad, es lo mismo que ver una película. Y al que no vea imágenes dentro de la cabeza leyendo un texto, le falta un tornillo, por decirlo así.
Además, los libros en el lector eléctrico son muy cómodos y manejables: no estorban, no abultan, no cogen polvo; los puedes leer en cualquier parte, en la cama, en una butaca, en la terraza, en el jardín, en un parque, en un autobús o el metro (y así te distraes)…, y mientras lo haces por tu cabeza circulan las mil y mil aventuras de…
Se pueden sugerir unos cuantos: en la Edad Media: la vida y milagros de el calatravo, aunque se llama Dios conmigo. En el siglo XVII: el viaje que sus múltiples ambiciones llevó a realizar al morisco llamado Juan Rui de Velasco, y durante el que recorrió la península ibérica de sur a norte. En múltiples épocas y escenarios: la saga de esta extensa familia a la que caracteriza sus ojos azules.
De la época presente: un viaje que no hace nadie… o la odisea de una niña de las que ya quedan pocas.
Y para los que no les gustan las aventuras, la narrativa, y lo que quieren es aprender algo nuevo, también hay otros: uno de fotografía, otro de cocina y uno más sobre la peliaguda tarea de escribir con tino, que no es parca tarea.

Podría seguir, pero lo dejo AQUÍ.

------------------------------------------------------

Los grandes aficionados a la cocina pueden mirar en ESTE SITIO.
Y los amantes de las fotos pueden hacerlo AQUÍ (en donde hay paisajes que casi nadie ha visto).